martes, 26 de marzo de 2013


           FALTÓ  Y  FALTA  SERIEDAD

               Si, es cierto, en el naval de nuestra Ría faltó – y en algunos casos sigue faltando – prudencia, mucha prudencia. En los últimos tiempos hubo quienes vivieron en una nube y esa falta de cordura les llevó a vivir de espaldas a la realidad. Reinó el exceso de optimismo, y con él, llegó la insensatez y eso, fue lo que hizo que se terminase cayendo  en la situación actual que al fin y al cabo, no es otra cosa que el producto de la irresponsabilidad de unos pocos. Una irresponsabilidad, que no gozó precisamente de la característica de la exclusividad, sino más bien, de todo lo contrario, pues fue claramente una irresponsabilidad compartida. 

La dirección de la compañía por su más que manifiesta incapacidad para la consecución de nuevos contratos. La Sepi, por su falta de transparencia y continuos engaños sobre sus verdaderas intenciones respecto al Dique Flotante y quien sabe si también con respecto al futuro de la empresa. El gobierno del Estado por su extrema pasividad ante la situación que generaron los acuerdos del 2004 y los sindicatos, por minimizar la situación del astillero de Fene y negar persistentemente la mayor.

Ahora si, ahora y como se suele decir, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, es decir, el tema del Dique Flotante, es cuando parece que todos entienden que el quid está en poner fin a las restricciones que hay en materia de construcción civil. ¿Será verdad que ahora hay voluntad de hablar en serio con Bruselas? Esperemos que así sea, aunque confianza, por lo que unos y otros llevan demostrado, no se puede tener mucha.

El presidente de la Sepi dice ahora que van a intensificar el área de Reparaciones. Pero para eso hace falta, entre otras cosas, lo que tantas veces estuvo negando él y su equipo ¿O no?. Dice también que hay que recuperar el sector civil, sin embargo, hasta ahora nunca intentaron que desde el gobierno de España se hiciesen consultas formales ante Bruselas. Es más, todavía a día de hoy dice que si se está en esta dinámica es por la presión social. ¿Pero cómo vamos a confiar en lo que éste hombre nos diga?

La dirección de Navantia dice que tiene puestas sus miras en el mercado del sector eólico. ¿Pero qué hicieron con Turbinas? Incluso cuando se dieron los primeros pasos en la eólica marina, se hizo firmando un acuerdo con Acciona Energía (Julio del 2011) para poner en marcha dos proyectos de I+D+i, que requerían estructuras flotantes, para fabricarlas en las plantas gaditanas. ¿De qué están hablando ahora?

El gobierno dice que ante la UE manejará, el elevado nivel de desempleo, la destrucción del tejido industrial y el incremento de la pobreza que se está produciendo en la comarca. ¿Pero todo esto es nuevo en la comarca? ¿Es que Ferrolterra se degradó social e industrialmente en los últimos dos años? Creo de verdad que el gobierno no se entera de lo que pasa en esta comarca, y buena prueba de ello, lo fueron las recientes y desafortunadas declaraciones que el ministro Montoro hizo en el Congreso respecto al trabajo y ocupación que hay en Navantia Ferrol.

Y los de más allá, incluso  no tuvieron ni el más mínimo problema en asegurar (digital 20minutos.es en Marzo del 2010) que el astillero de Fene, ni estaba infrautilizado ni tenía instalaciones ociosas. ¿Increíble no? Pues por eso y ante todo esto, ahora no es fácil tener confianza.

Posibles acuerdos tácitos aparte, lo que con el sector naval de nuestra Ría ocurrió, fue un poco de lo mismo de lo que sucedió con el mercado inmobiliario. Durante un tiempo vivimos envueltos de una cierta euforia que lo que hizo fue hacer caer a determinados entes en la relajación. Con contratos para 5, 6, 7 y más años de ocupación, la tensión se rebajó, y con ella, cierto nivel de preocupación, y eso sin duda ayudó a llegar a la actual situación.

Ahora la situación es realmente muy complicada. No obstante, de ella podemos salir, aunque para ello, es necesario que trabajemos todos juntos y en el mismo sentido. Sabemos que tenemos amparo legal en las mismísimas normas jurídicas que rigen los principios de la Unión. Y siendo esto así y lo es, hagamos pues que se ponga, por parte de quien corresponde, la voluntad política necesaria para la búsqueda de soluciones. 

 

1 comentario: